Hace más de 500 años se resumió en cinco frases conocidas como las Cinco Solas la  . Estas han sido de gran importancia para recordar verdades y fundamentos cristianos que se habían perdido, oscurecido.

A diferencia de algunos que dicen que las Cinco Solas son producto de una filosofía o pensamiento humano, por la Biblia sabemos que son verdades Divinas desde la eternidad.

Precisamente una de estas “solas” es Sola Escritura; esta, declara que La Palabra de Dios escrita es la única revelación dada por Dios para guiar al cristiano. “Sola Escritura” en latín significa: “solo por medio de la Escritura”, esta sostiene el principio de que todo creyente en Cristo debe guiarse solamente por la Biblia como la suficiente Palabra de Dios inspirada y autoritativa. (Sociedad Bíblica Trinitaria, 2017)

Hoy, siglos después de haber planteado esta verdad, es necesario recordar día a día la validez e importancia que Las Escrituras tiene para nuestras vidas, familias y generaciones.

En esencia, las Escrituras son autoridad porque son   el poder de gobierno que emanan es debido a que su Autor es quien realmente tiene toda potestad y autoridad. Dios mismo es el autor de las Escrituras.

En el Nuevo testamento se utiliza 51 veces la palabra grafé, que significa “Escrituras” la mayoría de las veces para hablar de la revelación escrita que hasta ese momento tenían los creyentes, lo que hoy conocemos como el Antiguo Testamento, el cual es, una compilación de libros empezando desde Genesis y terminando en Malaquías sumando 39 libros. Históricamente un gran número de creyentes han coincidido en creer que todo el Antiguo Testamento es inspirado por Dios.

 

No pasa así al hablar del Nuevo Testamento, compuesto por 27 libros; han sido numerosos los ataques en contra de su carácter de Inspirado. Sin embargo, no fue así para el apóstol Pedro, quien no dudó en reconocer en las cartas del apóstol Pablo el mismo nivel de autoridad e inspiración que “las otras Escrituras” refiriéndose al Antiguo Testamento.

2 Pedro 3:16 casi en todas sus epístolas, hablando en ellas de estas cosas; entre las cuales hay algunas difíciles de entender, las cuales los indoctos e inconstantes tuercen, como también las otras Escrituras, para su propia perdición.

Aunque esta mención es solo un versículo, es muy valioso ya que se atribuyen a Pablo la mayoría de las cartas en el Nuevo Testamento.

Además de este argumento, la autoridad apostólica dada por Jesús la cual reciben la mayoría de los escritores del Nuevo  , contribuyen a la idea de la autoridad de estos escritos como inspirados por   los autores que no fueron apóstoles tuvieron una cercanía muy estrecha con ellos. Por ejemplo, Lucas , el autor del Evangelio según Lucas y Hechos tuvo una estrecha relación con el Apóstol Pablo siendo acompañante de viajes misioneros.

Un argumento más, que es importante mencionar, es la conexión y sincronía que  cada uno de los   entre sí, apuntando a un mismo tema, Jesucristo, sin ninguna contradicción real.

que confirman a las Escrituras como fiables y sobre todo evidencia su autoría divina.

Ahora, afirmando que las Escrituras son la Palabra de Dios, nuestro Señor y Salvador mismo hablando, ¿Por qué el cristiano no habría de considerarla como autoridad?

Para entrar a este punto, se necesita definir que es autoridad. La RAE define autoridad como poder que gobierna o ejerce el mando, de hecho, o de derecho.

Las Escrituras, como aquel poder de gobierno para el cristiano muestran y declaran la voluntad de Dios . Ya no vivo yo, sino que ahora vive Cristo en mi (cf Ga. 2:20).

No obstante, es importante puntualizar que dicen las Escrituras acerca de un cristiano, ¿Quién es un cristiano? Esta pregunta puede tener respuestas diferentes de acuerdo con quien responda y suena obvia esta idea, pero lo que quiero traer a nuestras mentes cristiano . Un ejemplo muy claro puede ser el del agua, todos sabemos que el agua es un líquido que tiene una composición química de H2O, y aunque muchos puedan dar una opinión alejada y diferente de ella no serán más que ideas subjetivas.

Es por esto, por lo que, aunque existan muchas definiciones subjetivas   Un cristiano es aquel que ha creído en Cristo de tal manera que entrega su vida a Él, arrepintiéndose de sus pecados y teniendo una vida de fe en Cristo Jesús sometiéndose a la voluntad de Dios y, por ende, siguiendo la Palabra de Dios.

Estos puntos que se han mencionado, LAS ESCRITURAS, LA AUTORIDAD y el CRISTIANO, son el cuerpo de lo que nos ayudarán

Es indispensable que cada cristiano pueda encontrar en las Escrituras suficiente autoridad y no contaminarse con la tradición de diferentes contextos y grupos que dicen ser cristianos pero que han prestado más atención a las palabras de un hombre que dice tener “autoridad”  o “revelación” de Dios  alejado de la Biblia, tomando textos y pasajes bíblicos sacados de su interpretación sana y verdadera para generar movimientos que superficialmente hablan de Dios y de su   en esencia buscan la vanagloria del hombre. Basta ya de estos grupos que dan un mal nombre a Cristo, a su cuerpo, a su iglesia.

Al verdadero cristiano no lo identifica los espectáculos llenos de vergüenza y actividades que no son fieles a las   “mover” del Espíritu Santo. Las Palabras de Dios y la dirección del Espíritu Santo no se contradicen.

En conclusión, estos argumentos están direccionados a contrarrestar la idea de ubicar cualquier otro elemento o persona por encima o al lado de la Palabra de Dios en su figura de autoridad.

Por: Jhón Jairo Diaz Avendaño

Bibliografía

Sociedad Biblica Trinitaria. (31 de Octubre de 2017). SOLA SCRIPTURA: A 500 AÑOS DE LA REFORMA PROTESTANTE. Obtenido de https://sociedadbiblicatrinitaria.org/sola-scriptura-500-anos-la-reforma-protestante/